Michoacán, Morelia y pueblos mágicos

Michoacán de Ocampo es uno de los treinta y un estados que componen México, además de la Ciudad de México, y uno de los que arraiga más cultura y tradición en sus costumbres.

Mapa de MichoacánLa palabra Michoacán, viene derivada del Náhuatl “Michhuahcan” que se compone de los vocablos “michin-huac-an” y que significa algo así como “Lugar de los que poseen el pescado”.

Aunque se sitúa en pleno centro del país, su territorio también llega hasta el Océano Pacífico y dispone de cerca de doscientos kilómetros de costa. Michoacán no se caracteriza por ser un destino turístico de playa debido a que su costa es abrupta y está llena de acantilados, pero eso sí, la mayoría de playas en Michoacán, como por ejemplo la playa de La Ticla, son prácticamente vírgenes y pueden llegar a ser una maravilla para el ojo humano y para los amantes de deportes como el surf, ya que sus corrientes también son bastante fuertes.

En las dos primeras veces de mis tres visitas a México hasta la fecha, mi lugar de residencia y punto de partida de todas las excursiones y aventuras fue Morelia, donde fui acogido por unos amigos que aún mantengo y que me enseñaron muy amablemente su forma de vida, sus costumbres y los mejores rincones de todo Michoacán y gran parte de México.

Algunos de los periódicos más famosos de Michoacán donde poder ver su actualidad son Provincia o La voz de Michoacán.

Morelia, capital de Michoacán

En plena región purépecha y a casi dos mil metros sobre el nivel del mar se encuentra Morelia, capital de Michoacán, que en su día fue un gran centro religioso y que además es la ciudad más poblada del Estado con casi un millón de habitantes en su área metropolitana. Antiguamente la ciudad se conocía como Valladolid, desde 1545 a 1828, aunque también se le conoce como “La Ciudad de la Cantera Rosa”, ya que sus más de 200 edificios históricos están construidos con esta piedra de color rosa muy característica en la zona.

El turismo en Morelia es muy importante, ya que es la ciudad sin playa más visitada de México. En ella se celebran varios festivales anuales culturales como por ejemplo el de música, órgano o gastronomía y sobretodo uno muy destacado, el Festival Internacional de Cine de Morelia, que se celebra desde 2003 y llena la ciudad de personalidades famosas durante unos días.

Nada más entrar en su centro histórico te das cuenta de que estás caminando a través de las crónicas de la ciudad, y es que sus edificios se encuentran prácticamente como cuando sus habitantes y colonos paseaban por sus calles en el Siglo XVI. Fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO en 1991 y curiosamente, es el único centro histórico de México que no dispone de zócalo.

Entre sus edificios y lugares más representativos destacan sobre el resto:

  • Catedral de MoreliaLa Catedral de Morelia, cuya construcción en cantera rosa duró alrededor de 80 años entre 1660 y 1744, considerada una de las más bonitas de todo México. Alberga en su interior el órgano más grande de México y su iluminación nocturna fue instalada por la misma empresa que iluminó la Torre Eiffel de París. Los sábados incluso, se ofrece un espectáculo de fuegos artificiales, luz y sonido con esta iluminación.
  • El Acueducto de Morelia, probablemente el mejor conservado de todo México, tanto así que aparece en el reverso de los billetes de 50 pesos del Banco de México. Fue mandado construir por Fray Antonio de San Miguel en 1785, aunque el primer acueducto de la ciudad se construyó en madera en 1549. Consta de 253 arcos, que llegan a alcanzar una altura de casi ocho metros y recorre unos 1700 metros en total. Estuvo en funcionamiento hasta 1910 y en 1997 se le hizo una restauración íntegra y se le proporcionó iluminación escénica.
  • El Palacio de Gobierno, inaugurado en 1770 como sede del Seminario Tridentino de San Pedro y San Pablo de Valladolid. En él se ordenó como sacerdote al cura José María Morelos, caudillo de la Independencia de México. En 1859 en plena Reforma, Epitacio Huerta expropió el convento y desde entonces ha alojado a los poderes del Estado Judicial y Legislativo en varias ocasiones. Desde 1867 es la sede del Poder Ejecutivo.Acueducto de Morelia
  • El Palacio Clavijero, de mediados del Siglo XVII, originalmente y hasta 1767 Sede del Colegio Jesuita de San Francisco Xavier. Con su gran patio y sus siete arcos en cada lado, es el mayor entre los edificios Jesuitas de México. Desde Febrero de 2008 funciona como Centro Cultural Clavijero, donde se promocionan y difunden su cultura y su arte.
  • El Conservatorio de las Rosas, anteriormente Convento dominico de Santa Catalina de Siena desde el Siglo XVIII, donde ya destacaba por su intensa actividad musical. Entre sus columnas monolíticas, desde mediados del Siglo XX surgió la Escuela Superior de Música Sacra, hoy en día conservatorio gracias al legado de Miguel Bernal Jiménez, compositor Michoacano creador del Coro de los Niños Cantores de Morelia. Actualmente es una de las instituciones de enseñanza musical más prestigiosas de Latinoamérica.
  • El Jardín de las Rosas, o Jardín Luis González Gutierrez, su verdadero nombre, se sitúa junto al Conservatorio de Música y rodeado de pequeños jardines es un espacio público que combina romanticismo y tranquilidad, donde se acostumbra a sentarse bajo la sombra, cerca del agua de la fuente, en sus bancas de cantera. En ella también pueden encontrarse varios cafés.Fuente de las Tarascas en Morelia
  • La Fuente de las Tarascas, punto de encuentro entre el Acueducto y la Avenida Francisco I. Madero. Es la fuente más famosa y probablemente el monumento más simbólico de Morelia tras el propio Acueducto y la Catedral. Construida en bronce en 1984, representa a tres mujeres purépechas con el torso descubierto cargando un gran cesto lleno de frutas. La fuente ha causado controversia tanto en los ciudadanos como en los políticos, llegando incluso a ser sustituida en 1967 cuando la mujer del ex-presidente Adolfo López Mateos dijo que era antiestética.
  • La Calzada de Fray Antonio de San Miguel, conocida también como “Calzada de Guadalupe” o “Calzada de San Diego”, data del Siglo XVII y comunicaba la ciudad virreinal con una capilla dedicada a la Virgen de Guadalupe. El edificio original está desaparecido y actualmente se encuentra el Templo de San Diego. Hoy en día se utiliza como espacio urbano para el paseo y descanso de ciudadanos y visitantes.
  • El Callejón del Romance, surge prácticamente de la misma intersección donde se encuentran la Fuente de las Tarascas, el Acueducto y la Calzada de San Fray Antonio de San Miguel. Probablemente uno de los lugares más románticos y tranquilos de Morelia, donde entre casas de piedra, fuentes y flores, se pueden leer en sus muros los versos del poema de Don Lucas Ortiz “Romance de mi ciudad”.Calzada de Fray Antonio de San Miguel en Morelia

Hoy en día Morelia es una ciudad moderna en la que se pueden disfrutar de grandes centros comerciales como el de Altozano, cines de última generación como Cinépolis, campos de golf, balnearios, un gran zoológico en medio de la ciudad y sobre todo una dinámica vida nocturna con locales y discotecas de gran nivel, como “Roof” en Altozano o el famoso “antro” que puedes encontrar por todo el país “La Cantinita”.

Además, en Morelia se encuentra una de las universidades más importantes de todo México y la primera institución de educación superior de América, la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.

El equipo de fútbol de la ciudad y el más importante del estado es Monarcas de Morelia, que juega en el Estadio Morelos.

Michoacán y sus Pueblos Mágicos

Los pueblos de Michoacán están llenos de color, cultura, historia, joyas arquitectónicas y sobre todo de gente humilde y encantadora. Tuve la suerte de tener unos amigos guías estupendos que me quisieron mostrar el Michoacán profundo y tradicional. Pude disfrutar no solo de sus tradiciones y costumbres si no también de su amabilidad y su exquisita gastronomía.

Noche de Muertos en MichoacánTras mi experiencia os hago una recomendación. Si queréis conocer de verdad una de las tradiciones mexicanas más arraigadas y totalmente fuera de los tópicos del tequila, el picante, el poncho y el sombrero, visitad Michoacán y sus pueblos en Noviembre, a poder ser los días 1 y 2, cuando celebran la Noche de Muertos. Los michoacanos se acercan durante la noche a los cementerios, algunos incluso se disfrazan de catrinas, para acompañar a sus seres queridos, adornando sus panteones con dedicación llenándolos de flores, velas, fruta, pan, incienso, etc… y compartiendo comida y bebida, curiosamente en un tono jovial, resultando una celebración mística con profunda significación, particular trascendencia y singular vistosidad.

Estos son algunos de los pueblos que pude visitar y que no deberías perderte, aunque faltan otros importantes como Cuitzeo, Santa Clara del Cobre o Tacámbaro.

Pátzcuaro

Casa de los Once Patios en PátzcuaroAntiguamente este territorio estaba dominado por los Huacusechas, que en la llegada de los Españoles se les denominó Tarascos y actualmente conocidos como Purépechas.

La ciudad fue fundada por estos últimos cerca del año 1300 y en 1522 con la llegada de los españoles la capital se había trasladado a Tzintzuntzan, quedando Pátzcuaro como un centro religioso poco poblado.  En 1537 Vasco de Quiroga fue nombrado como Obispo de Michoacán, enviado desde España como consecuencia de las injusticias que se habían cometido con el pueblo y gobernantes purépechas y consiguió ayudarles a promocionar sus artesanías, desarrollar escuelas e incluso fundó nuevos asentamientos. En 1539 Quiroga trasladó de nuevo la capital a Pátzcuaro y la repobló construyendo conventos franciscanos y agustinos, entre otros.Plaza Vasco de Quiroga en Pátzcuaro

La ciudad de Pátzcuaro se encuentra a unos 60km por carretera desde Morelia y está situada debajo del gran Lago de Pátzcuaro, alrededor del cual se asientan también otros pueblos de la zona.

Lo mejor para cononcerla es pasear por sus calles y plazas, disfrutar de las nieves de pasta artesanales que allí venden y adentrarse en La Casa de los Once Patios para empaparse de su artesanía.

 

 

Isla de Janitzio

isla-janitzioNo es la única isla del Lago de Pátzcuaro, pero sí la más visitada e importante. Su nombre quiere decir algo así como “Flor de trigo o maíz”.

Se puede llegar a ella desde Pátzcuaro, en uno de los botes que salen desde el embarcadero. Te sorprenderá ver la cantidad de turistas y autóctonos que las utilizan y tras un paseo por el lago y si las plantas acuáticas lo permiten, se llega al embarcadero de la isla. Si tienes suerte tal vez puedas ver a los pescadores lanzando las redes de mariposa desde sus típicas canoas antes de llegar.

Janitzio es un montículo y debes saber que todo es cuesta arriba. Da igual hacia donde te dirijas, sorpréndete con los puestos ambulantes de artesanía y prueba la comida que te ofrecen: pequeños pescaditos fritos llamados “charales” o las dulces “gorditas” de nata.

Sigue subiendo hasta que llegues a la cima, donde se encuentra el monumento a Jose María Morelos y Pavón, héroe de la independencia de México, el cual alberga un pequeño museo en su interior y unas escaleras que te permiten llegar hasta lo más alto del monumento, donde podrás disfrutar de unas vistas únicas de la isla, el lago y sus alrededores.

Tzintzuntzan

A unos 17 kilometros de Pátzcuaro y también a orillas del lago se encuentra la imprescindible visita de Tzintzuntzan. Os he hablado anteriormente de ella y de su importancia en la historia del imperio purépecha como capital, llegando a tener cerca de cuarenta mil habitantes, pero no os había contado que visitándola, realmente es posible regresar atrás en el tiempo hasta aquella época.

Yácatas de TzintzuntzanSu nombre significa algo así como “Donde está el templo del Dios colibrí mensajero”, y es que allí se encuentra el yacimiento arqueológico prehispánico de las Yácatas de Tzintzuntzan, junto a un convento Franciscano del Siglo XVI.

Las cinco Yácatas se imponen sobre un cerro de unos 400 metros cuadrados, y fueron la base de los templos donde se adoraba a los dioses principales del pueblo Tarasco, entre ellos Curicaueri.

Tzintzuntzan hoy en día mantiene sus tradiciones, su lengua y sus costumbres indígenas, entre ellas, la ya comentada Noche de Muertos, así que si tienes la ocasión no dudes en visitar el cementerio aunque hayan pasado unos días de la fecha de la festividad.

Quiroga

Quiroga o como se le nombraba tras su colonización “San Diego de Cocupao” fue un lugar de tránsito y comercio debida a su ubicación entre Morelia y el Lago de Pátzcuaro.

Carnitas de Carmelo en QuirogaEl mercado de artesanía de Quiroga se ha convertido en el punto de encuentro para artesanos y artistas de todo Michoacán y es muy común recorrer las calles llenas de exposiciones de todo tipo.

Tal vez después de las compras te entre el hambre y lo más recomendable sería visitar su famoso “Tianguis” gastronómico, que ofrece una gran variedad de platillos y recetas típicas de la región. No debes dejar de probar las corundas, los charales o el pavo a la barbacoa, además por supuesto de las famosas carnitas al estilo de Michoacán.

Aquí es donde hay que hacer una mención especial a Carmelo y su puesto de carnitas, ya famosas en todo Michoacán, resto de México y parte del extranjero. Bueno, tal vez estoy exagerando un poco, pero lo cierto es que precisamente, yo lo conocí desde España antes de realizar el viaje, en el programa de TVE “Españoles por el Mundo” y al llegar allí no dudé en buscarlo. Me sorprendí gratamente de su amabilidad y de la alegría con la que atiende y contagia a la gente que llega a su puesto de carnitas, dándolas a probar de forma gratuita sin ningún problema e incluso dejándote ser partícipe de la preparación de sus tacos usando su propio cuchillo.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × cuatro =